Web oficial de Farmàcia Meritxell Andorra

  •  * **123

Fatiga y sindrome de fatiga cronica

La fatiga es una de las más importantes causas de visitas a los médicos.
Hay diferentes grados de fatiga desde la leve, hasta la que le obliga a restar en la cama, por ello lo más importante es obtener un diagnostico cierto.

Resulta difícil diagnosticar una causa de fatiga ya que pueden ser múltiples los motivos de una disminución importante de energía.

Muchas veces la fatiga crónica viene ligada a una causa de hipotiroidismo así como otras disminuciones de otras hormonas.

Las causas más habituales de fatiga pueden ser:

Tanto las alergias alimentarías como las estaciónales pueden ser causa de fatiga.

Las rinitis alérgicas suelen estar asociadas a desordenes del sueño lo que provoca cansancio diurno, así mismo la medicación específica para estos provoca alteraciones del sueño, disminuyendo el descanso por la noche.

Las alergias alimentarías actúan igualmente que las estaciónales, así mismo erosionan a largo plazo la salud de nuestro cuerpo.
Por ello se recomiendan realizar los test de intolerancias alimentarías.

La histamina es la sustancia responsable de la respuesta a las alergias, por ello recomendamos tomar sustancias que ayuden a disminuir esta.

Beber mucha agua y así mantener el cuerpo muy hidratado.

Tomar suplementos de vitamina C, quercetina y bromelaina

Desde luego lo más corriente es que los desordenes del sueño se deban a.

Los problemas internos de cada persona como el trabajo, la familia, las obligaciones.

Otro motivo muy importante es la edad donde los niveles de la melatonina disminuyen (la hormona del sueño).

No dormir por la noche es uno de los motivos más importantes de la fatiga diurna.

Los motivos de la falta de sueño también pueden ser debidos a:

  • Apnea nocturna
  • Ritmos circadianos alterados (sobre todo cambios de horarios laborables)
  • Factores emocionales (miedos, estrés, ansiedad…)
  • La mente que no puede reposar debido a medicamentos o cafeína
  • Hipertiroidismo
  • Dietas alimenticias
  • Dolor físico
  • Medicamentos antidepresivos

Así pues la pérdida de sueño va ligada a la disminución de secreción de melatonina y el aumento de secreción de los niveles de cortisol.

Normalmente este problema suele ir ligado a la sensación de cansancio o fatiga, así a la falta de concentración, la confusión mental, desordenes de memoria, manos y pies fríos, obesidad, dificultad en perdidas de peso, problemas menstruales, piel seca, cabello fino, bajos niveles energéticos.

El hipotiroidismo también va ligado muchas veces a migrañas, hipertensión, depresión, hipoglucemia, arteriosclerosis, diabetes, infertilidad y acné.

Para detectar estos problema debe consultar a un endocrino que con una analítica puede detectarse inmediatamente, aunque puede usted sospechar de su cansancio si tiene más síntomas y usted posee menos de 70 pulsaciones por minuto y su temperatura corporal es por debajo de 36ºC

Las glándulas adrenales regulan la energía corporal que a su vez está ligada a la producción de cortisol, la comúnmente denominada hormona del estrés.

Cuando se está estresado se produce gran cantidad de cortisol y cuando disminuye el estrés disminuye a su vez el nivel de cortisol, aunque cuando una persona sufre estrés crónico las glándulas no pueden ya segregar más cantidad de cortisol.

Así se llega a la insuficiencia adrenal lo cual es causa de fatiga.

Existen estudios en los que personas con fatiga crónica tienen bajos niveles de cortisol por la mañana, y a su vez los bajos niveles de cortisol también se han observado en personas con síndrome de fatiga crónica y fibromialgia.

Adicionalmente a la fatiga crónica y la insuficiencia adrenal incluye la debilidad muscular, perdida de peso, baja presión arterial, dolores de cabeza, y hasta oscurecimiento de la piel.

Existen test de saliva que pueden detectar los niveles de Dhea y de cortisol lo que puede dar una idea si estos niveles pueden ser motivo de la fatiga.

Pueden usarse algunos métodos para regular de nuevo los niveles de las glándulas adrenales, muy importante y de gran ayuda los ejercicios, el estrés, hasta el yoga.

La alimentación sana, niveles bajos de glucémicos en las dietas, el regaliz puede ayudar a disminuir los niveles, y por supuesto los complementos dietéticos así como la DHEA.

Actualmente es uno de los síntomas más debilitantes que existen, a su vez ligados al síndrome de inmunodeficiencia

Antes de todo diagnostico de este síndrome se han de descartar que la fatiga no proviene de las otras causas relatadas anteriormente.

Los síntomas que se relatan en este síndrome son:

  1. Agotamiento mental y físico que no se soluciona después de un descanso
  2. Duración de la fatiga de al menos 6 meses
  3. Dolor muscular, articular, dolor de cabeza, dolores de los nódulos linfáticos, irritación de garganta, abdominal, huesos, ojos y testículos, neuralgias y dolorosa sensibilidad cutánea
  4. Problemas cognitivos , como la confusión mental, dificultades de concentración en general fatiga mental
  5. Hipersensibilidad a los sonidos , luz , algunos productos químicos y hasta a alimentos
  6. Baja temperatura corporal , sobre todo dificultades en regular la temperatura, suele estar relacionado al hipotálamo
  7. Variabilidad emocional, ansiedad, depresión, irratibilidad
  8. Disturbios en el sistema central nervioso, como desvanecimientos al levantarse rápidamente
  9. Problemas hormonales como hipotiroidismo o niveles excesivamente bajos de cortisol, con baja respuesta a los síndromes de estrés

Se ha estudiado que las personas que sufren esta enfermedad tienen la capacidad de defensa frente a virus y bacterias disminuidas.
También la hipersensibilidad a todos los alergenos debida a la capacidad inmunológica está disminuida.
La capacidad de la mitocondria también se ve disminuida por ello se recomienda el uso de coenzima Q10.
También se recomienda la toma de melatonina, Omega 3 y Epa, vitamina B12 y vitamina D.

Referencias:

Este artículo ha sido extraído parcialmente de los laboratorios Vitamin Research
Con el no pretendemos diagnosticar, ni suplir la consulta de su médico